discBuenas Noches:

Primero, el día de hoy, darle GRACIAS A JESUCRISTO DIOS por tenernos aquí reunidos con representantes de nuestra Familia, por el año 2016 y solicitándole lluvia de Bendiciones para el 2017.

Propicia es esta Reunión, para reconocerle a cada una de las personas que, a lo largo de estos 16,267 días, que son 44 años, 6 meses y 13 días, ha hecho posible producto de su trabajo, que el día de hoy, digamos con orgullo que “PERTENECEMOS AL MEJOR INSTITUTO DE SEGURIDAD SOCIAL DE CENTROAMERICA”.

Reconocerles el trabajo a los Colaboradores actuales por el esfuerzo hecho en el 2016, a nuestra Junta Directiva por haber establecido políticas claras que permitirán que un día como hoy dentro de 44 años, 6 meses, en el 2060 nos den gracias por 88 años de GLORIA y EXITOS para la Seguridad Social de los Miembros de las Fuerzas Armadas, Policía Nacional, Centros Penitenciarios, Inteligencia y el Benemérito Cuerpo de Bomberos, que al día de hoy representan 46 mil Familias de la Sociedad Hondureña.

Mi reconocimiento, mi admiración y mi aprecio para cada uno de Ustedes.

Hace 6 días, el sábado 17 de diciembre, me encontraba solo en mi casa, en la tarde y revisando unas gavetas donde se encuentran cosas que ya no uso, encontré un Casete, sé que el 50% de las personas no saben qué es eso; sorpresa, en estos aparatos escuchábamos música, los que tenemos más de 40 años y estamos en este Salón, por supuesto que aquí solo habemos hombres mayores de 40 años; este Casete, tiene música de ALBERTO CORTEZ y consideré propicio traer el día de hoy REFLEXIONES sobre 4 canciones de Alberto Cortez.

La primera, escrita por VIOLETA PARRA, se llama “GRACIAS A LA VIDA” y en su primer verso se lee:

Gracias a la vida, Que me ha dado tanto, Me dio dos luceros, Que cuando los abro, Perfecto distingo Lo negro del blanco, Y en el alto cielo, Su fondo estrellado. Y en las multitudes, La mujer que amo. “WALESKA”…

Distingo aquí que hay que ser agradecido, valorar las pequeñas grandes cosas de la vida, ver, hablar, oír, sentir, tener alimentos, tener un techo, tener amor…

El que le da gracias a DIOS, DIOS JESUCRISTO le agradece a ÉL.

La segunda canción de ALBERTO CORTEZ, que traigo a reflexión fue escrita por LEON GIECO, que en su primer verso dice:

Solo le pido a Dios Que el dolor no me sea indiferente Que la reseca muerta no me encuentre Vacío  solo y sin haber hecho lo suficiente…

Y aquí recalco 4 cosas:

Pedirle a DIOS que no me quite la sensibilidad humana, no ser indiferente al dolo ajeno, darme misericordia y amor al prójimo.

También pedirle a DIOS no estar vacío.

Déjenme decirles algo, los corazones limpios nunca están vacíos, el perdón mantiene un corazón limpio.

Navidad es una buena fecha para volver a practicar el PERDON.

El Perdón además DA PAZ, DA GOZO, DA ALEGRÍA, DA FELICIDAD.

También le pedí a DIOS no estar solo, un cristiano nunca está solo, el que da amor recibe amor y si Usted está con DIOS, nunca estará solo.

Y en este verso pide a DIOS, por último, que la muerte no lo lleve sin haber hecho lo suficiente.

En el tiempo no es la cantidad y la calidad.

En el tiempo que tengamos hay que hacer lo suficiente.

Hay que hacer lo suficiente en la casa, en la sociedad, en la familia.

Hay que hacer lo suficiente en el trabajo.

Por hacer las casas EFICAZ y EFICIENTEMENTE tendremos nuestra RECOMPENSA ETERNA.

La tercera canción, “EL ARBOL Y YOGARCÍA CORTEZ, que en su primer verso expresa:

Mi madre y yo lo plantamos en el límite del patio, donde termina la casa. Fue mi padre quien lo trajo yo tenía cinco años y el era apenas una rama.

Aquel árbol creció y el tiempo paso… mitad de mi vida con él se quedó… hoy bajo su sombra, que tanto creció tenemos recuerdos… mi árbol y yo.

Usted sembró el Árbol IPM en su corazón, lo cuidó, cotizó en él, su árbol IPM creció y ahora con los años el árbol creció grande, que con su SOMBRA LO PROTEGE, tiene enormes recuerdos con ese árbol, lo protegerá con sombra, no solo a Usted, sino también después de muerto, cubra con su sombra que protege también a su Familia.

Y la cuarta canción se titula “CAMINANTE NO HAY CAMINOJUAN MANUEL SERRA-ALBERTO CORTEZ, que en su primer verso dice:

Todo pasa y todo queda

pero lo nuestro es pasar pasar haciendo caminos

Dejando huellas, dejando sendas

Dejando caminos aunque sea en el mar..

Al andar se hace camino

Y al volver la vista atrás

Se ve la senda pasar…

Esa senda la estamos construyendo, esa huella se está haciendo con nuestro trabajo, ese camino está mostrando la dirección a seguir de este Instituto y resumiendo las ideas el día de hoy, agradezcamos a DIOS por nuestra vida, disfrutemos de las pequeñas cosas, perdonemos, con corazón limpio para estar llenos y no vacíos.

Estemos en comunión con CRISTO para no estar solos.

Trabajemos cada día más para estar siempre con la satisfacción de hacer más, siempre más de lo suficiente.

Apasionémonos con nuestro trabajo, con el ARBOL que nos protege que es el IPM.

Trascendamos con nuestras vidas, haciendo huella en el campo espiritual, emocional, social, familiar, financiero y laboral.

Todo pasa y todo queda, nuestra obligación es saber pasar por esta vida, es poner nuestro grano de arena en cada objetivo trazado.

Caminemos por esta vida para trascender, recordando caminantes…

Caminante no hay camino

Se hace camino al andar.

ALBERT EINSTEIN afirmaba que hay dos formas de vivir la vida:  La primera creyendo que no existen los milagros y la segunda sabiendo que todos es un milagro.

Buenas noches.

Muchas bendiciones para Ustedes, sus Familias, el IPM, las Instituciones Afiliadas, nuestro País.

Muchas gracias.

Dios les bendiga.